23 de julio de 2008

Expectativas...

Hoy me ha dado por hacer una reflexión acerca de las expectativas. Lo que nos esperamos de algo, las excelencias que muchas veces imaginamos se reducen a simplicidades… y es ahí, cuando nos proporciona un resultado menos ventajoso, cuando aparece la decepción.
Es algo que ocurre a menudo en la vida, en cosas cotidianas, al leer un libro o al ver una película. Y a eso voy.

Releyendo algunos de vuestros comentarios de mi entrada anterior, me he dado cuenta, de todos los factores que pueden intervenir en nuestras expectativas, y en nuestros resultados de decepción. Por ejemplo, Ardid comentaba que había visto Réquiem for a dream y le gustó, pero que esperaba ese “algo más” que nunca llegó, debido a las grandes expectativas que tenía. Y siempre pasa lo mismo: cuando te hablan muy bien de algo, véase un film, o un libro, siempre construyes castillos en el aire, que acaban derrumbándose, puesto que lo que creías maravilloso, sólo se queda en bueno o muy bueno.

A mi me ocurrió cuando vi Memento por primera vez. Me habían dicho que era una de las excentricidades fílmicas más originales de los últimos tiempos, y que me quedaría con la boca abierta tras su visionado. Y como suele ocurrir, llegó la desilusión, al no cumplir las expectativas. En el segundo visionado, cuando atas cabos y entiendes toda la maraña de secuencias, es cuando ya optas por abrir la boca, y rendirte a la evidencia.

En estos días he leído (por fin) La sombra del viento. Tras búsquedas incansables en bibliotecas y tras comprobar que siempre estaban prestados todos los ejemplares, al final me la han dejado. “La mejor obra de la narrativa contemporánea”, anunciaban las críticas. Todo el mundo decía que era magnífica, admirablemente redondeada… Y a mi me gustó. He de decir que sí, me ha gustado. Pero permanentemente, me iba preguntando ¿Sólo es esto? ¿No hay nada más? Y no, tras un final bastante predecible, no había mucho más… Ahora estoy leyendo El niño con el pijama de rayas, ya os contaré qué tal…

En esto de las expectativas, juegan un papel muy importante los momentos. Hablo de momentos de tu vida, de circunstancias ajenas a la objetividad. Cuando ves una película en una etapa de tu vida en la que estás especialmente sensible, por el motivo que sea, te llega más de lo que debiera, y ese sentimiento que te genera, determina quizás, que sólo puedas decir de ese film subjetivas excelencias. Por ejemplo, cuando vi Buscando a Nemo, a mi me encantó. Es una de las veces que mejor me lo he pasado en el cine. Recuerdo el día, recuerdo la compañía, y recuerdo cuánto disfruté contemplando la pantalla grande durante hora y media, viendo desfilar pececillos inolvidables como Dori. Y por eso, para mí, esa película siempre será especial, independientemente de la objetiva calidad que pueda tener.

Ya para acabar mi reflexión, extrapolar las expectativas a la vida real. Porque ésto no sólo sucede en un libro o una película. A veces esperas tanto que llegue un momento, ansías sobremanera que se conjuren los astros para que acontezca algo, que cuando llega, cuando sucede, lo ves pasar como un mero espectador, y del mismo modo que cuando ves esa película con grandes expectativas, acabas diciendo: tampoco era para tanto.

10 comentarios:

MORGANN dijo...

ese último párrafo... plas plas plas (póngase aqui un emoticono de esos que aplauden solos :P)

demasiadas veces en la vida esperamos de los acontecimientos más de lo que realmente son.

X dijo...

Es muy curioso que justamente ahora acabe de leer en otro blog sobre El Juego del Ángel, como todos sabemos continuación de La Sombra del Viento, y hayan dicho exactamente lo mismo: cuando se habla tanto y tan bien de una obra de arte (ya sea literatura, música, cine o pintura, etc.) parece que siempre esperamos algo más que justifique todas esas alabanzas.

Y más curioso todavía es que precisamente este sábado harán dos años que escribí en un blog antiguo un post titulado Expectativas. Ya que estoy, voy a pegar lo que puse en su día, porque todavía tiene vigencia:

Las expectativas son como el apéndice, que no tendrían que existir, pero existen. No se sabe muy bien su función, y las pocas veces que nos acordamos de ellas es para algo malo. (...) Pues con las expectativas es lo mismo. Si se satisfacen estás contento y no te acuerdas de ellas. Si no, y suele ser que no, te das cuenta de que esperabas algo mejor, y finalmente te has encontrado con algo decepcionante. Yo no quisiera tener expectativas. Vas a ver una película con altas expectativas y, aunque te guste, si no te ha parecido la bomba sales con la misma cara que si no esperas nada de alguna otra que resulta parecerte un truño. (...) Si por mí fuera, esperaría de todas las películas que voy a ver que me parecieran una mierda. Así, a poco que me gustaran, saldría muy contento del cine. Pero bueno, lo del cine, como lo del apéndice, es sólo un ejemplo. Podría haber tomado cualquier otro. Por algo dicen que finalmente la realidad siempre supera a la ficción.

Ahí queda eso. xD

Ayshane dijo...

Lo cierto es que cada mente es un mundo y lo que gusta a una a otra desde luego puede que llegue a aborrecerla.

Con los libros y el cine pasa lo mimso. Cuando te recomiendan un libro "leetelo que está genial" o cuando te dicen no veas esa pelicula ves mejor a ver esta otra te están condicionando a que tus expectativas se exalten a favor de la opinión de esa persona...

Lo dificil está en comprender que no a todos nos puede gustar lo mismo y como tú dices te decepciona que algo que te han recomendado y que al final no resulte como te lo esperabas. Pero nada es como te lo esperabas...

Recuerdo los días del estreno del Señor de los Anillos en cine y por ejemplo cumplio mis expectativas... es cierto que por mi afición, mi gusto y llamale frikismo ya iba predispuesta a ello...

O con un libro, saga de libros o autor, que me parece magistral "Canción de Hielo y Fuego" de George R.R. Martin ¿a quién se lo recomendaría? pues a alguien que supiera que pudiera gustarle ese tipo de libros ya que si lo hiciera con otras personas desde luego podrían no gustarle...

En fin... "EXPECTATIVAS"

BESITOS

marigel dijo...

Qué razón tienes, yopo!
No es bueno tener muchas expectativassobre nada, pero sobre los acontecimientos de la vida...mucho menos.
Lo que pasa es que una siempre piensa que está tomando los acontecimientos en su justa medida. Y, cuando suceden las cosas que hemos esperado mucho tiempo (sobre todo si son lo que deseábamos), acabamos por verlas suceder, mirarlas suceder, como espectadores, como si estuviésemos fuera dellas. Y acabamos diciendo: ¿eso era todo?.
Aunque algunas veces (las veces maravillosas, las veces mágicas que siempre recordaremos)suceden cosas que recordaremos toda la vida. Y ¡qué curioso!, suele ser por las personas que nos acompañan.
Un beso.

Nebulina dijo...

Yo de pequeña siempre decía que prefería ser negativa, porque si esperaba mucho y no lo tenía me ponía triste. Ahora se me ha olvidado y la cago cada poco por hacerme ilusiones...demasiadas espectativas.
Me gustó mucho La sombra del viento (no me habían hablado demasiado de el libro tampoco)pero el Juego del ángel.. :(
Un beso!!

Yopopolin dijo...

morgann, encantado de que te pases por aqui!! este es tu sitio cuando quieras!

X, paradojas de la vida... el mundo es un pañuelo... interconexiones vitales?? no se...
Muy interesante tu antiguo post!

Ayshane, yo no he leido el señor de los anillos, pero la pelicula si quwe cumplio mis expectativas! jeje. bss

marigel, es verdad, siempre estan esos momentos que no defraudan, que los esperas maravillosos, y resultan ser extraordinarios, tal y como los habias imaginado...

nebulina, en breve me pondre con el juego del angel, e igual me gusta mas que la sombra del viento, precisamente porque he oido hablar peor de esta novela... y ya se sabe omo es esto de las expectativas! xD. Pero lo dudo...

Ayla dijo...

Aquí me tienes.
Con respecto a tu pregunta, sí, te leo, aunque de momento sólo era una visitante pasiva. Pero como he visto que he tenido la suerte de recibir una visita tuya, es de buena educación devolverla.
Muchas gracias por tu comentario y tu visita. Espero que no sea la última.

shopgirl dijo...

A mí sí me dejo la boca abierta Memento. Será porque no me habían hablado de ella e iba a la aventura, sin esperar nada.

Cuando la crítica alaba tanto un libro o una película siempre esperas lo mejor y acabas por decepcionarte en la mayoría de los casos. Siempre he dicho que los libros que reciben los premios y las mejores críticas son siempre los más raros.

Besiis

Ayshane dijo...

¿Que no te has leido los libros?

¡madre mía! es un sacrilejío!!!!!!

ahora mismo estas comprandote las ediciones de bolsillo chaval!!!1

besitos guapo!!!

Yopopolin dijo...

ayla, me alegro que participes, y bienvenida al blog!!