23 de septiembre de 2008

Aroma a niñez...

El nuevo curso acecha. Esto es una realidad incontestable. De hecho, mañana comienzo las clases… (ainsss). De nuevo cargar la pila, para días duros en la universidad: clases, prácticas, y este año más que nunca proyectos y trabajos por todos los lados. En fin, no queda otro remedio…
Lo peor de todo ha sido que no he tenido días para descansar: ayer tenía el examen, y mañana comienzo de nuevo… Tan solo hoy de respiro.
Por cierto, un examen, que yo creo que me fue bastante bien… Aunque como bien me temía, en la parte práctica de reconocimiento de razas patiné un poco… creo que tendré bien como la mitad de las 10 diapositivas que nos pasaron. Espero que las justas para aprobar esa parte… El teórico mucho mejor… así que sólo queda esperar por la nota!

Respecto al nuevo curso, hoy me ha venido un recuerdo a la mente que quería plasmar aquí. Cuando me desperté, (tarde, para que engañarnos, que hoy no tenía que madrugar) me quedé en ese manto de somnolencia que nos envuelve a todos durante unos minutos hasta que por fin nos levantamos; y esos instantes hoy me sirvieron para recordar los comienzos de curso de hace unos cuantos años. Eso sí era “la vuelta al cole” con todas las letras…

A mí esa época me encantaba… no lo de volver al colegio en sí, sino lo de comprar las ceras, los cuadernos, etc. Me llenaba de ilusión volver a reencontrarme con los amigos, volver a disfrutar de los recreos, todo eso que hace siglos que pasó, me vino hoy a la cabeza… Y me di cuenta de que si hay algo que me recuerde a esa época, si hay algo que me haga retroceder al pasado, a esos días de nervios el primer día de clase, a ese septiembre de pinturas nuevas, y lapiceros de colores, sin duda es el olor. Sobre todo el característico olor de las gomas Milán recién compradas. Yo siempre usaba esas gomas de borrar, las de toda la vida… y ese olor, es uno de los aromas de mi niñez…

La verdad es que es una tontería, pero nunca me había dado cuenta de que cuando recordamos, siempre asociamos un olor a ese momento en concreto que revivimos en nuestra mente. O al menos a mí me pasa… Y el olor de septiembre hace quince años, es sin lugar a dudas el aroma de una goma de borrar…
El de ahora, el de la vuelta a la facultad, ¿Qué olor es? Pues yo creo que es el olor a fotocopiadora… Sí, ese tufillo a tinta y papel que te llena los pulmones cuando vas a reprografía. Qué le vamos a hacer, el tiempo pasa, los septiembres son distintos, y aunque sea cuestión de aromas, ya no es lo mismo…

13 comentarios:

Ailën... dijo...

Sí, las gomas de Milán siempre han tenido un olor especial... Y a los recuerdos de el cole yo le añadiría el tacto de las virutas de las ceras de colores al sacarles punta. Esas que se deshacían en las manos y quedaban cachos pequeñísimos pegados por todas partes...


¡Por cierto! Actualizas a un ritmo demasiado rápido para mí, y este año que comienzo la uni no sé si te podré alcanzar...
:P

Saludos!

X dijo...

Dime a qué hueles, y te diré en qué curso estás. :-)

Esther dijo...

A mi tambien me pasa que de vez en cuando asocio aromas a recuerdos y ese de la goma de millán si que es caracteristico de la vuelta al cole. A mi también me encantaba comprar el material, la mochila todo .. y ese volver con los compis y que a veces había alguno nuevo que era un misterio para ti hasta que lo conocías ¡qué tiempos!

besos

Yopopolin dijo...

ailën, lo de las pinturas de cera tambien es cierto! jeje. pues nada tu pasate por aqui cuando puedas... pero intenta alcanzarme! jeje. suerte con tu primer año! ya veras como te gusta!

X, cuestion de olores...xD

esther, eso digo yo que tiempos! sin preocupaciones...

Kane dijo...

Dicen que el olfato es el sentido con más memoria. Estas cosas nos dicen por qué. :D

El otro día encontré por ahí una caja de lápices de colores y un poco de plastelina... ¡qué olores!

Ayla dijo...

Uhmmmmmmmm! ¿Y el olor de los libros nuevos? ¿Y esas libretas que nos moríamos por estrenar, tan limpias, nuevas y sin arrugas!
Los lápices de madera, afilados hasta la saciedad y las ceras Manley que se deshacían tocándolas apenas...
¡Qué recuerdos! Y no olvidemos el recreo.
Un besazo.

Carlos Labarta dijo...

Siempre mordisqueé esas gomas, que iban sacando cada año de más y más formas distitas... Pero la sabrosa, la de siempre, como el clásico y viejo potaje de la abuela, era la cuadrada... ja,ja! Es que el olor era irresistible... (Pero no la tragué nunca, eh...)

Alas al viento dijo...

Hace 15 años... indudablemente no es lo mismo, no.

Buena vuelta al "Cole"

Nebulina dijo...

Siempre he usado gomas milán..tengo que pasarme a comprar, como diría mi primo pequeño "material escolar". Sí..como dices, no será lo mismo pero al menos recordaré un poco aquellos tiempo..
Un besazo!

shopgirl dijo...

A mí me encantaba que nos dieran la lista de materiales y comprarlo todo nuevo... Ahora reutilizo lo del año anterior o lo de varios años antes, pero he de decir que este año si tenia ilusion por volver al cole porque era como cuando eres pequeño: quería volver para ver a mis amigos porque por una cosa o por otra no nos hemos visto en todo el verano. Y aunque las clases son insufribles, son menos duras con ellos al lado.

el centollo mecánico dijo...

Lo del olor de las gomas los lápices y todos estos materiales, son olores que por mucho que pase el tiempo, siempre te enmarcan en aquella alegre y lejana infancia..a mi tambien me pasa con ciertas canciones, que me llevan a a vivir largas noches en velas, amores perdidos y fracasos...esas canciones siguen ahí en la estantería donde tengo toda mi colección de música, pero se que nunca jamás las podré desenpolvar, por miedo a recordar todo aquello...un saludo

Yopopolin dijo...

la verdad es que suscribo todas vuestras palabras!!

kane, se me olvidaba la plastelina! inconfundible aroma... mas recuerdos...

ayla, el recreo lo mejor! jeje

carlos labarta, sabrosas?? jeje. a tanto no llego, pero me alegra saber que nunca te las tragaste! un saludo!

alas, gracias! ya ves que no, no es lo mismo (cual alejandro sanz...)

nebulina, pues compra gomas milan ehh! jeje

shopgirl, hay que reutilizar, di que si!! que estamos en crisis!!

centollo mecanico, gracias ppor pasarte por el blog! cuando quieras seras bien recibido... un saludo!!

Olivia dijo...

Yo tambien recuerdo el olor a las gomas Milán y el de los libros recien forrados.Aquello era un acontecimiento familiar todos los Septiembres, con las tijeras, el celo, el rollo de forro.

Nos hacemos mayores sin remedio!