18 de septiembre de 2010

Brain files

Lo que puede dar de sí un examen! Además de aprobar o suspender, sirven para percatarse de lo simple y complejo que es el funcionamiento de nuestro cerebro, ahí es nada. Fue a raíz de una de las preguntas del test, que abarcaba todo el temario. Consistía en relacionar muchos conceptos y había que ir descartando unos u otros en función de lo que pedía cada apartado. Y fue justo en ese momento cuando me vi dentro de mi propio cerebro.

Me trasladé a una habitación llena de ficheros. Llevaba una lista en la mano con todo lo que necesitaba, con los nombres de los archivos donde pretendía hallar todas las respuestas. Se la di a un intermediario, el encargado de localizar lo que yo había archivado para la ocasión tan sólo unos días antes. Pero el señor no los encontraba. Se dejaba la vida rebuscando por los rincones de mi cerebro, donde debían estar las respuestas, los conocimientos, las ideas. Pero nada. Yo le instaba a que no cesara en su empeño. El hombre, ya mayor, calvo, regordete y con gafas para más señas, me decía que no los veía por ningún lado, pero que esos archivos tenían que estar allí.

El tipo hizo un último esfuerzo, y los encontró. Estaban dispersos en distintos lugares de esa sala de registros llamada cerebro, sin ningún orden ni lógica. Me los entregó. Me dijo que la próxima vez llevara más cuidado, que ordenara las ideas antes de guardarlas. Me despedí del hombre calvo y, en cuanto salí por la puerta, me di cuenta de que ya había estado allí otras veces. Volví a la realidad y comprobé que mi mano comenzaba a responder correctamente. Y me maravillé.

Deje el bolígrafo sobre la mesa un instante, y me dediqué a razonar lo que acababa de suceder. Había sido una experiencia casi mística tener contacto directo con el guardián de los registros de mi cerebro, pero tenía que acabar el examen. Me prometí en ese instante que escribiría sobre ello. Sobre cómo me di cuenta de que viajamos constantemente al interior de nuestra mente, buscando y exigiendo recuerdos. Sobre cómo somos capaces de almacenar tanta información en un disco duro sin límite de capacidad, que admite una cantidad de datos infinita. Sobre cómo los ficheros esperan, cogiendo polvo en uno u otro rincón, donde siempre habrá un amable anciano, calvo y regordete, que nos ayudará cuando sea necesario. ¿No es asombroso el ser humano?

21 comentarios:

Pecas dijo...

A mí cada vez me sorprende más el ser humano, y más estudiando lo que estudio xD
Muy buen texto, espero que ya seas libre y disfrutes lo pokito que queda de verano!! :)

Anónimo dijo...

Pues a mí, leyéndote, me has recordado la sala de mandos de "Érase una vez el cuerpo humano", donde los pobres ayudantes del profesor se volvían locos cada vez que saltaba alguna alarma y tenían que arreglarlo mientras el jefe se pegaba la siesta.
:)
Sí, lo sé, voy mayor, pero es que hay dibujos que te marcan desde la niñez.

Ayla

...solo una mujer. dijo...

Interesante reflexión, como casi todas las que haces... pero yo me he quedado en lo que te ha dicho el viejecito, calvo, regordete y con gafas: "Mejor ordenar las ideas antes de archivarlas".. y eso me da pie a otra reflexión: ¿Somos capaces de poner orden en todos nuestros pensamientos/ideas/conceptos/etc. antes de archivarlos/memorizarlos??

Estos días me persigue el concepto del orden... no por que yo no lo tenga, sino porque creo que me de dedicar a difundir (en mi modesto conocimiento) la importancia que tiene dicho concepto.

Un abrazo pensadamente ordenado...

manu dijo...

Jajajaja, estás loco! Bueno, por lo menos el anciano regordete cumple muy bien sus funciones poniéndole mucho empeño. Yo creo que el mío duerme mucho la siesta, le gusta la noche, y se sienta a fumar en el área pulmonar.

Buen fin de semana!

DANYGIRL dijo...

jajjaaa... he pensado como Ayla, en los dibujos de Erase una vez (los veo todavía)...

jovenescritora dijo...

Pues yo no consigo hacerle caso al señor regordete ese del cerebro... siempre lo meto todo al tuntún, sin ordenar xD

X dijo...

El saber no ocupa lugar... pero hacernos con él a veces cuesta bastante tiempo jejeje.

Pio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pio dijo...

A mi eso no me pasa y así va jejejje seguro que lo tengo todo desordenado. Yo también he pensado en "Erase una vez el cuerpo humano" jajaja

Yopopolin dijo...

Pecas, y que estudiabas tu? xD

Ayla, sí, esa misma sensación tuve yo... esa serie nos marcó a muchos!

Solo una mujer, yo no se que hago, ni como lo hago, pero tiene narices que sea desordenado en el cerebro y no en la vida real...

Manu, sí, la verdad es que el amable guardian de mi cerebro resultó ser muy eficiente, finalmene me brindó las respuestas que necesitaba! jajaja

Jovenescritora, pues algún día te toparás con él de lleno, y te lo recriminará! xD

X, oye, pues tras la visita fugaz a mi cerebro, te diré que ocupa mucho espacio... era gigante aquello! parecía no tener fin! jajaja

...solo una mujer. dijo...

Jjajajaj.. me ha encantado no sentirme la única!!! porque estoy como tú: superordenada en lo externo y por dentro tengo un lio que te (piiiiiiiiiii)... jajajaj

Un abrazo!

bea dijo...

Jolín, ¡menuda historieta te has marcado con esto del examen! jiji
Algo así tiene que ser seguro, pero sin el señorín que busca los archivitos.

1beso!

Ana dijo...

Pero que bien lo has descrito.
Un besazo Yopo, estoy de vuelta.

Chocolat Soul dijo...

El cerebro, ese gran desconocido. Imaginate para aquellos que tengan memoria fotografica, en vez de aparecer un señor regordete buscando cual bibliotecaria, aparezca un señor refinado mostrando diferentes fotografías de lo leído. C´est magnifique! Aprobaste????

Ana dijo...

Voy a necesitar el calvo ese,jejeje
Dentro de una semana empiezo con más clases y yo soy de las que mete todo a to la leche y al mismo tiempo :(

Yopopolin dijo...

Solo una mujer, que va!! como vas a ser la única en este mundo de desquiciados (entre los que me inluyo) en el que vivimos! jejeje

Bea, doy fe de que ese señor existe! ;)

Ana, bienvenida de nuevo! celebro tu vuelta!

Chocolat soul, pues asipro a ello! jeje. Aún no me ha salido la nota...

Ana, pues ya sabes, hay que meterlo todo ordenadito! Y todos tenemos un calvo en nuestro interior, no te preocupes... jeje

Arkangel dijo...

Pues...el tio que que dentro de mi cerebro, se dedica a organizarlo todo...creo que esta fumao a la par que borracho.

La Pequeña Candi dijo...

Muy interesante desde luego... Y aun queda muuucho por conocer.
Un beso.

Eva dijo...

Me alegro de que haya ido bien el examen, y de que el anciano calvorota te ayudase en ello! jiji

Luna Méndez dijo...

Copón!
el ser humano es maravilloso, sí señor.

Y luego hablas de mí y mi capacidad de describir cositas pequeñas. Sólo tú describes tan bien los procesos relacionados con un examen; que si saturación, que si señor regordete y calvo...:D

Tu bandeja de entrada me añora, lo sé. Dile que ya llegué.

Yopopolin dijo...

Luna, ya te añoraba si...xD. pero veo que ha sido por causas mayores, y que ya estas de vuelta... xD