14 de agosto de 2010

Hablando claro...

No hay que confundirlo con la mala educación. Ni con la sinceridad extrema. Hablar claro es decir las cosas tal y como son, pero de una manera correcta y directa. A muchos les parecerá un poco contradictorio, y pueden llevar parte de razón... pero se puede conseguir, no sin esfuerzo, claro.

En mi caso, a lo largo de los años he perfeccionado un lenguaje intermedio. Sin la brusquedad del que dice todo lo que le pasa por la cabeza, sin rozar la mala educación de los que llevan la sinceridad por bandera, pero tampoco escogiendo las palabras, ni yendo por las ramas, para terminar diciendo suavemente algo muy considerado, pero totalmente falso.

La sinceridad está sobrevalorada. Yo exijo sinceridad en las cosas importantes, pero en el día a día no, gracias. No me gusta la gente que va por ahí diciendo que lo dice todo en la cara. Redundancia y mala educación es lo que es. Yo no quiero que suelten en mi cara todo lo que piensan de mí, de mis actitudes o actuaciones. Si así fuera, seguro que la mayoría de nosotros nos sumiríamos en una oscura depresión. Por ello, muchas veces es mejor maquillar una opinión, sin falsearla. O si no callar. Mejor el silencio, que romperlo sino es para mejorarlo.

En el punto medio está la virtud. Sinceridad desmedida ni para el peor de mis enemigos. Pero la falsedad y la hipocresía también la detesto. ¿Qué hacer? ¿Cómo actuar entonces? Pues tratando de decir lo que piensas pero de forma delicada, evitando herir a las personas con tus opiniones y comentarios. Así de simple y así de difícil al mismo tiempo.

Me ha salido una entrada muy instructiva, lo que no era mi intención inicial. Pero ya que estamos, os voy a dejar el mejor ejemplo de lo que os comentaba: Un video de cómo hay que hablar claro, y decir lo que piensas sin herir a nadie... o casi... xD

13 comentarios:

CAOS dijo...

:O :O :O

JAJAJJAJAJAJJAJAJAJA!!!

Casi haces que me atragante con el sandwich de la cena...no me esperaba el final del video. No puedo parar de reir.

Iba a hablarte de lo que has escrito, pero se me saltan las lágrimas y no puedo pensar...

DESTRUCSSSSSSSIÓOOOOOOOÓN!!!!

BESOS

X dijo...

Jajaja, es que esa niña fue una crack. Y fue, lo más importante, sincera. Aunque a mí, si el mayor deseo de alguien es que me pase un autobús por encima, la verdad es que no me interesa saberlo. xD

jovenescritora dijo...

Creo que esa niña debería leerse este post xD tanta sinceridad no puede ser buena jaja.

Luna Méndez dijo...

Jajajajajaja brutal la guaja eh? ole su arte xD

En clase a eso que tú describes lo llamamos asertividad, vamos, lo que viene siendo ser capaz de dar a conocer tus opiniones sin resultar un faltoso, que hay mucho chulo/a por ahí que va diciendo que "el las cosas por delante" y el noventa por ciento de las veces dan ganas de meterle una zapatilla en la boca por maleducado.

Siempre que a mí no me afecte directamente yo también opto por el silencio. Ahora, si me toca de cerca cualquier asunto en el que tenga una opinión...allá que voy con ella dicha finamente, sí, pero dicha :)

Raquel dijo...

Curioso. Llevo esa frase por bandera. La sinceridad está sobrevalorada. Queda muy bien decir que uno dice lo que piensa a como de lugar, y la gente se olvida de que al otro lo mismo le interesa un carajo conocer las opiniones hirientes que suscita.

Asertividad, que dice mon petit Luné. A eso si se le puede llamar cualidad.

:) un beso!

DANYGIRL dijo...

Yo también pienso justo eso! Sólo quiero sinceridad si la pido o si pregunto. Si no lo hago, puedes callarte, gracias.

LoQueVen dijo...

Es que no hay que confundir sinceridad con falta de educación.
Es como si a una chica que está gordita le dices que es una foca.Yo creo que es mejor decirla que le vendría bien perder algún kilito y punto, no? Aunque la verdad sea que le vendría bien perder al menos 10.. esas verdades son muy feas!

I dijo...

Ayyy, anda que no hace tiempo que no veía yo el vídeo de Lucía "que mi colegio sea destruido por una bomba de destrucción".

Respecto a lo de la sinceridad alcanzar ese término medio es difícil pero, como tú dices, no es imposible aunque requiera esfuerzo.

Siempre he criticado a los que van con la verdad por delante, y que dicen aquello de "yo digo las cosas a la cara" porque al final es lo que pasa, que tanto decir las cosas a la cara que no sueltan más que burradas por sus preciosas bocas. Pero bueno, todo eso se irá calmando, ¿no?

Hierbabuena glass dijo...

Yo soy muy educada y correcta (XD), pero siempre sincera. No voy soltando perlitas a diestro y siniestro, pero digo lo que pienso, para que así la gente sepa a qué atenerse conmigo. Defecto o virtud, según quién lo mire. A mí me gusta que la gente sea sincera, me gustan las críticas (eso sí, respetuosas y constructivas).

Y...esa niña es la bomba!! (de destrucción, vaya XDDDD)

Aquí otra lectora asidua ;)

bea dijo...

¡Qué mona la niñaa! jijiji
Todos deberíamos aprender de ella, hablar claro pero sin pasarse! :)

Eva dijo...

¡Esa niña es dios! jaja. Aunque mas bien es ese el ejemplo a no seguir, ¿no? Porque peca de ser demasiado sincera!

Yopopolin dijo...

Saludos a todos!

He vuelto! pero me vuelvo a ir, espero que ya por muy poco tiempo...

Solo dar la bienvenida a...

Joven escritora y a...
Hierbabuena glass!

esta es vuestra casa!!

Yopopolin dijo...

Os dejo una entradita de lo que sera esta noche para mi... xDD