10 de octubre de 2008

Entre el frío y el dolor

Fue el mismo día de invierno, entre blancas montañas y un frío intenso, cuando un rayo de luz que derretía el aliento, penetró por los cristales de la ventana del salón para recordarme cómo cambia la vida en poco tiempo.
Acababa de encender la chimenea, y la estancia aun tiritaba entre sombras de fuego. Yo seguía tumbado en el sofá, envuelto en dos mantas, que cubrían mi destemplado corazón, mientras la nieve seguía cayendo, y el viento helado soplaba en el exterior.

La llama comenzaba a caldear el ambiente, y mi pensamiento se esforzaba en revivir aquellos momentos de felicidad, un año atrás, en el que estábamos los dos juntos en aquel mismo lugar. Las cosas cambian, y la vida te pone en aprietos que hay que superar, cuando todo lo que te rodea, desaparece en un instante, para no volver jamás.
Todavía nos recuerdo cuando dormíamos los dos frente a esa chimenea, para no perder calor, envueltos en dos mantas, mientras nuestros cuerpos latían al unísono. Hace tan sólo un año, que estaba ella aquí, respirándome en la nuca, despertándome al amanecer, cuando ese mismo rayo de luz, el primero de la mañana, atravesaba la ventana para encender nuestras miradas.
Es de esos momentos que consideras perfectos, inolvidables, y que no podrían haber salido mejor. Despertar en medio de la nada, con lo que más importa a tu lado, sin nada más que hacer en el día, que disfrutar de la persona a la que amas, compartiendo caricias, frente al tibio abrazo del fuego.

Pero no pude hacer nada para evitarlo, poco después ella me dejó. Me robó el corazón, se lo llevó. No sé porqué, pero llegó el momento de decirme adiós, y todo acabó… sin que yo pudiera hacer nada, sin que me diera tiempo a enfrentarme al destino para que no se alejara de mi lado…

Y aquí estoy yo, un año después de todo aquello, frente a la misma chimenea, en el mismo lugar perdido, intentando seguir viviendo entre el frío y el dolor. El frío que siento porque ella no está aquí para incendiar mi corazón; y el dolor de mi alma que nota su ausencia, porque nuestras manos no están entrelazadas, y porque pese al frío, me sobra una manta de las dos…

Al menos tengo el consuelo de tenerla cerca. Ahí está, calentita en su rincón, justo encima del fuego que la consumió. Su presencia me reconforta, aunque no diga nada, aunque no se mueva, aunque no se baje de su lugar preferido sobre de la chimenea.
Siempre le hago la misma pregunta: ¿Por qué te la llevaste de mi lado? Pero no contesta; la muerte nunca tiene el valor de responder.

14 comentarios:

Alas al viento dijo...

Y a pesar del frio siempre seguirá sobrando esa manta.

Bs

Esther dijo...

Me ha encantado tan lleno de sentimiento.. pero es una pena que ella desapareciera y por lo que dedujo al final la muerte se la llevó,contra ella no se puede luchar por desgracia,pero eso si el recuerdo de una persona la mantiene viva para siempre,asi que en realidad nunca morirá...

Por cierto tienes un premio en mi blog te lo mereces :)

besitos

elemmire dijo...

me gusta ese relato ... creo q identifika muy bien como la genet se puede sentir muchas veces cuando no tiene esa cosa tan maravillosa llamda amor o que lo tienes pero que te lo han arrebatado ...
es doloroso pero es la pura realidad
besos nene¡¡

X dijo...

Jejeje, enhorabuena, me ha gustado mucho, claro que a mí no me has engañado, será la costumbre. xD

Yopopolin dijo...

esther, gracias por el premio!!

X, tampoco pretendia que fuera asi, uno de esos como los tuyos en el que al final todo da un giro insospechado! lo mio es más bien una reflexion sobre lo mas doloroso del amor, que no es que te dejen, sino que te arranquen a la persona que amas de tu lado. Y durante el relato, cada lector puede intuir una u otra opcion, hasta que el final se lo aclara todo...

Nube dijo...

Muy buen relato, espero q no sea cierto, y os sobren las dos mantas un bico.

Nube dijo...

Jooo es q estoy más cerca de tu casa q de la mia :S, ainssss no sabes como se echa de menos el océano...

SoL LuNaR dijo...

:)

Kane dijo...

Me ha gustado mucho. Has descrito los días con la pareja perfectamente, es exactamente así como es en realidad. ^^

el centollo mecánico dijo...

La muerte es cierto que no tiene la valentía de responder, pero cuando aparece ¡que dolor deja! Saludos desde el Sur del Sur

Ayshane dijo...

Entre el frío y el dolor me ha llegado...

besitos grandotes

Dulce Locura dijo...

Bonito, triste y romántico...

Besos dulces

Yopopolin dijo...

bienvenidos a los nuevos, y gracias a los de siempre...

lo que queria con este relato es eso que bien comentais: plasmar lo que es la vida en pareja, descirbir de alguna manera lo que se siente al estar enamorado, que fuera romantico, pero a la vez triste, que se leyera entre las lineas el dolor... que os llegara...
espero haberlo conseguido...

salu2

Laura dijo...

Genial...autentico...como siempre, sin palabras...

El amor es algo maravilloso, a veces incluso magico, pero cuando te lo arrebatan, cuando toda la ilusion k has puesto se desvanece...puede llegar a ser odioso...a pensar incluso k nunca querras volver a amar...pero siempre hay que dar otra oportunidad a la vida, yo creo k al final del tunel oscuro y negro, habra una luz intensa que te llene de ilusion y de ganas seguir adelante...

-mi pequeña aportacion a este gran relato ;)

no hagas planes para el finde del 24!! a ver si nos podemos ver y vemos una peli de esas miticas y nos tomamos un nestea! :) (k ya lo exo de menos...)

Un besazo enorme enormisimoooo!!!

Te echo de menos...