7 de agosto de 2008

El verano a mis pies

Esta semana, un universo de sensaciones se abrió paso ante mis pies. Agosto de emociones, verano de texturas, días de sol en los que experimentar con los cinco sentidos…

Una de las cosas que más me gusta del verano es descalzarme y pisar el césped recién cortado. Es una de esas pequeñeces de la vida, que aunque insignificante, te hace esbozar una sonrisa. Lo mismo que cuando te tumbas en una hamaca tranquilamente, y elevas los pies al cielo, como queriendo alcanzar las nubes inexistentes de un cielo radiante. Ese cálido aliento del sol, que se cuela entre los dedos, es indescriptible.

Durante esta semana han pasado muchas cosas por mi pueblo. He dormido la siesta como nunca antes en mi vida. Yo tenía un problema hasta hace bien poco, y era que cuando me echaba una cabezadita vespertina, me levantaba con un extraño dolor de cabeza, que evitaba que volviese a practicar el sesteo durante cierto tiempo. Pero, esta vez no. El primer día me sentó la siesta estupendamente, lo que llevo a que decidiese practicarla de nuevo al día siguiente… y ya podéis imaginar como terminó la cosa… con siestas interminables cada día.

También tuve un pequeño problema intestinal, que me ahorraré detallar, más que nada, por evitar la huida en masa de mis lectores. Solo os diré una palabra: Gastroenteritis. Todo debido a una indigestión a destiempo.
A un amigo y a mí, no se nos ocurrió mejor forma de rematar una fría noche de verano (dato importante: 3:30 de la mañana) que subiéndonos a un cerezo sin dueño, cargado del fruto más preciado: rojas y sabrosas cerezas. Porque con unas copillas de más, todo el monte es orégano, todas las cimas alcanzables, y todos los árboles accesibles.
Para los que no habéis sufrido un empacho a las tantas de la mañana, os diré que podéis seguir viviendo perfectamente sin experimentarlo. Fueron sólo un par de días de malestar, pero quieras que no, te cambia un poco los planes, y te obliga a no alejarte demasiado de tu más fiel compañero durante las 48 horas de padecimiento: el Sr. Roca.

Por lo demás, todo igual que siempre. Amigos de (y para) toda la vida unidos durante unos días por un lugar perdido en la montaña cantábrica. Amigos, que se conocen como hermanos, que están ahí siempre, y que vuelven cada año a tu vida para recordarte quién eres, para demostrarte que te aprecian, para darte cariño, y para pasarlo bien, que es de lo que se trata.
Lo único que ha fallado (y no del todo) ha sido el tema de las fiestas. Esta semana ha sido relajada, en plan tranquilo y reposado, y las fiestas oficiales, podríamos decir, que aún no se han materializado, aunque para eso nos bastamos nosotros solos, que ya montamos una dónde sea… sin excusa aparente.

Por el momento, me voy a ir despidiendo, y de nuevo será por otra semana. Con la publicación de la entrada anterior, yo aún no estaba de cuerpo presente, era otra de esas actualizaciones programadas. La de hoy, la que estoy concluyendo con estas líneas, es a tiempo real. Os prometo que estoy ante la pantalla, que aún no me he ido, y que antes de hacerlo, me pasaré por blogs ajenos a saber de vuestras vidas. Como ya hice esta semana, os dejaré otro par de cosillas interesantes que tengo en mente para entradas futuras, y así no dejo Yopopolin & reflections vacío y abandonado. Nos vemos, de nuevo, a la v
uelta.

10 comentarios:

X dijo...

Me alegro de que disfrutes de tus vacaciones, nos vemos a la vuelta, aunque te leeré antes. xD

Ayshane dijo...

jajajajajajaja!!!

Al final soy yo la que acabo visitandote tarde...

A mi también me encanta pisar el cesped con los pies descalzos....

Besitos guapo y pásalo bien en tus vacaciones pero sin gastronteritis eh???!!

marigel dijo...

Hola yopo.
A mí me encanta ir descalza.
Cuando máslo disfruto es en la playa (que ya estuve) y en casa de una amiga que tiene un chalet en la sierra de madrid, con un césped en pendiente en el que me encanta revolcarme (sí, sí, revolcarme) y andar descalza.
Pásalo bien en tus vacaciones, pero cuídate de las indigestiones! (no repitas).

Damián dijo...

para mi el verano y las vacaciones empiezan hoy. me ha encantado visitar tu espacio aunque llegue a el por casualidad.
felicidades

Ayshane dijo...

cuando regreses de esas condenadas vacaciones pásate por mi casita que una sorpresita te espera!!!

besitos

Nebulina dijo...

pasear descalzo sobre el cesped...ais...yo soy alérgica :(
Un besazo!

ardid dijo...

Sigue disfrutando de tus vacaciones. Y eso del césped recién cortado me gusta!! Es uno de esos pequeños placeres para mí también.

Un beso

P.D Yo tb me alegro de poder seguir aquí, aunque sea de otra manera...

Yopopolin dijo...

bueno, aqui estoy de vuelta de mis vacaciones (que no condenadas...) por un par de dias tan solo... asi que aprovechare y actualizare...

lo primero gracias ayshane por el premio!!! el primeroooo!!! y esero que sean muchos mas... pero cual de ellos es el que me has otorgado de los dos que aparecen??

bienvenido, damian!! espero que sigas pasandote por aqui de vez en cuando... xDD

saludos a todooooos!! echo de menos no poder leeros todos los dias...

tam dijo...

amigos de toda (y para toda)la vida...de esos q solamente con verlos una vez al año no tienes suficiente pero aun asi no cambia nada entre ellos...su amistad sigue intacta y tan especial como el primer dia!!

te quieroo abuu

Mª Ángeles dijo...

Huuuuuy, no te queda a tí nada para poder pisar la hierba en León, este año no nos libramos del frío tan rápido. La verdad es que me pasa como a tí, tengo ganas de estar en verano y descalzarme en la hierba, pero ...todo se andará.
Saludos